UA-52810657-1

viernes, 29 de agosto de 2014

De excursión a Bustantigo

Bustantigo es una parroquia de Pola de Allande a la que tenía ganas de volver, ya que era una de las excursiones que hacíamos en seiscientos para visitar a mis tíos y cuyo viaje era toda una aventura. No habíamos vuelto desde que mis parientes dejaron el pueblo y estas vacaciones nos propusimos hacer una visita.



El camino que escogimos para llegar fue por Pravia-Cornellana-Tineo-La Florida (dirección Cangas del Narcea)-Puentelinfiernu- Pola de Allande-Bustantigo, vamos, el de siempre, ya que las carreteras están bien y es el más directo, pero hay otras alternativas, como llegar a Luarca y de allí a la Pola y Bustantigo o bien desde Navia a Villayón y luego una carretera local hasta Bustantigo, aunque este último tramo no es apto para cardiacos, ya que es estrechita, no muy bien pavimentada en el tramo final y estamos hablando de carreteras de montaña con muchas -y quiero decir MUCHAS- curvas.


Los recuerdos no empezaron a agolparse hasta que no llegamos al Alto de Bustantigo, y poco antes de llegar nos sorprendió la visión de una braña, la de El Campel, al lado de la carretera, que parecía de cuento ¿Cómo es posible que no nos acordásemos de tal belleza? Hoy en día todavía es usada por algún pastor que lleva su ganado, pero también es un refugio de fin de semana. 


Cuando coronamos el alto, allí estaban los nuevos habitantes de la sierra, estos molinos de viento, que conforman el parque eólico que ocupa los terrenos comunales, antiguamente utilizados para un uso forestal y ganadero. La verdad es que la niebla nos impidió tomar conciencia del tamaño del parque, ya que apenas podíamos ver dos o tres a la vez. También nos dieron la bienvenida las manadas de caballos que pastan libremente por la sierra y que en esos días recibían también la llegada de sus miembros más jóvenes, ya que nos encontramos con muchos potros de corta edad. 


La casa de mis tíos estaba casi igual a cómo la recordábamos, pero el pueblo lo volvimos a descubrir, ya que nuestros recuerdos solo nos propiciaban imágenes de la Iglesia o el Tejo, pero un paseo nos permitió conocerlo un poco más.


La parroquia la conforman tres núcleos, Bustantigo, La Folgueriza y El Plantao, y entre los tres tendrán aproximadamente unos 30 habitantes fijos durante todo el año, aunque los fines de semana y vacaciones, su población aumenta, ya que es cuando vuelven los que un día se fueron, pero mantienen los lazos con su pueblo. Este es uno de tantos pueblos en los que el desarrollismo de los años 70 y con la implantación de grandes industrias en el centro de la región, sufrió una sangría demográfica.



Las principales fiestas son las de San Jose y un Magosto popular. Las primeras secelebran el tercer fin de semana de Mayo y las segundas este año se celebrará en Noviembre, y son la excusa perfecta para disfrutar de un día de reencuentros. Son días en los que se vuelve a recuperar la vitalidad del lugar. El bar, que abre sus puertas de fin de semana, se quiere abrir como centro social para mantener ese carácter de punto de encuentro entre los vecinos.



Fuimos desde el campo eólico hasta El Plantao, y de ahí hasta La Folgueriza, y entre tanto, arquitectura tradicional y elementos etnográficos iban siendo fotografiados para en un futuro no volver a olvidarlos. Y esa sierra omnipresente, que observa todos tus movimientos, y que se eleva imponente, haciéndote sentir muy pequeño.



Y por fin la Iglesia y el Tejo, la conexión con mi infancia, con mis recuerdos. Un viaje muy especial, que espero poder repetir más pronto que tarde.










8 comentarios:

  1. La mejor ruta de acceso es tomar la carretera que lleva hasta Cangas de Narcea y desviarse en el Puente del Infierno para subir a Pola de Allande y, desde allí, a Bustantigo. Es la ruta más rápida y cómoda por el estado de la carretera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, tienes razón, y es que está mal representado en el croquis que he puesto, ya que en Tineo, enlazamos con la carretera a Cangas del Narcea y hacer el recorrido que indicas. Un fallo que intentaré corregir. Muchísimas gracias por tu comentario y dar esta información. Un saludo

      Eliminar
  2. Si, la verdad es que la ruta elegida de Pravia-Cornellana-Tineo-Pola de Allande, está bien si eres de los que les gusta vomitar. Esa ruta, aunque el firme de la carretera está en buen estado, presenta gran cantidad de curvas enlazadas (sobre todo desde Tineo a Pola de Allande), y es muy estrecha. Mucho mejor la que se apunta en el anterior comentario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja!! Pues no, no nos gusta ni marearnos ni pasarlo mal en los viajes por carretera, y como he corregido en la respuesta al comentario anterior, en Tineo no vamos por la AS-217, como lleva a pensar el croquis, nos vamos dirección Cangas, pero tomando el desvío a Pola, Un saludo y mil gracias por dejarnos tu comentario.

      Eliminar
  3. La mejor ruta es la que hace Don Javier Navia-Osorio, que llega al Zapurrel en avioneta. Jejeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese si que sabe! Jejeje. Gracias por pasarte por aquí. Un saludo

      Eliminar
  4. ¡Qué bueno encontrar un sitio donde se hable de Bustantigo! Tengo dos casas allí (Casa de Diego, por parte de mi padre y Casa del Campo, por parte de mi madre) y me escapo siempre que puedo. Disfruto como un enano trabajando por allí en verano y subiendo a la sierra con mi hija.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste! Pues seguro que mi tío y tu os conocéis. La verdad que es una gozada, lo malo es que nosotros fuimos con mal tiempo, pero con sol se tiene que disfrutar un montón. Un saludo

      Eliminar