UA-52810657-1

viernes, 26 de septiembre de 2014

Cinco motivos para visitar Asturias en Otoño

Recién estrenado, el Otoño es la estación del año de la melancolía, del comienzo de nuevo tras la pausa del verano. A muchos no les gusta, se deprimen, pero a Asturias le sienta muy bien, y es que en el Otoño asturiano, los sentidos se estimulan: nuevos colores, olores, sabores, sonidos se abren paso para que disfrutemos de ellos. 

Particularmente, siempre decimos que para venir a Asturias y disfrutarla, los mejores meses son Junio y Septiembre, ya que hay buen tiempo, hay gente pero no esas aglomeraciones de Agosto, y es en esta época donde podemos disfrutar del ritmo normal de villas y ciudades. La gente, tras un verano muy intenso tras atender a los visitantes y sufrir el estrés que provoca el trabajar intensamente durante tres meses seguidos, está más relajada. En esta primera parte del Otoño todavía podemos disfrutar de unos días de calor, en los que encontramos playas desiertas, donde disfrutar de un baño o un paseo. Pero además podemos disfrutar con todo esto:

  • Los colores que se llevan en Asturias en esta época son los ocres, granates, marrones, y toda la gama cromática que nos ofrecen los bosques con especies caducifólias (Hayas, Robles, Castaños, Abedules, etc). Un paseo por ellos y nos muestran la Asturias más mágica, de cuento de Caperucita Roja o de Mitos y Leyendas. El más conocido es el de Muniellos, al ser el robledal más extenso de España, pero también es el más protegido, por lo que su visita requiere de Autorización que podemos solicitar desde aquí. Pero en Asturias, de Occidente a Oriente encontramos manchas boscosas por las que podemos maravillarnos: El bosque de Moal (Cangas del Narcea), el Bosque de Castrillón (Redes) o El bosque de Peloño (Ponga) son algunos ejemplos, pero hay más, muchós más.
Foto: Carlos Ugidos.
El Bosque de Peloño

  • Los olores nos llegan por lo que se está cocinando. Los pucheros vuelven al fuego y la gastronomía adquiere mayor protagonismo en esta época si cabe. La fabada, las berzas, los platos de caza, los productos del gocho, todo lo necesario para pasar estos meses hasta la primavera con las suficientes calorías. Es, sin duda, en esta época cuando disfrutamos más estos platos. Y las jornadas gastronómicas que se organizan nos lo ponen muy fácil. 
Foto: La Cucharina Mágica.
Pote Asturiano

  • Muy relacionado con el apartado anterior, están los sabores. Y es que es en el Otoño cuando se recogen frutos como la manzana, la castaña, avellanas, uvas, e incluso setas, que llenarán la despensa, ya bien sea en forma de conserva, al natural o elaborados. La sidra se empieza a producir ahora, la recogida de la manzana es el primer paso para que en primavera esté todo listo para espichar la sidra del año; las uvas en la zona suroccidental de Asturias ya tienen la madurez suficiente para poder elaborar con ellas el Vino de la Tierra de Cangas; y que mejor que aprovechar el paseo por el bosque para recolectar castañas o setas y luego disfrutarlas en compañía. Es época de Amagüestus, donde la sidra dulce (primer zumo de manzana que sale del Llagar sin fermentar) y castañas asadas se maridan y en torno a ellas se organiza esta fiesta tan típica en estos meses.
Castañas con su erizo.

  • Es en esta época cuando podemos detenernos y escuchar a la naturaleza hablarnos. Sus sonidos nos estremecen y emocionan. Un ejemplo es el de La Berrea, cuando los machos de venado se hacen oír para conquistar a cuantas más hembras mejor. Desde hace unos años, en varios puntos de Asturias, se organizan excursiones para poder asistir a este espectáculo. En el concejo de Aller han apostado por este tipo de turismo. Sin duda un espectáculo al que merece la pena asistir.
Berrea en Aller.

  • ¿Y que me decís de disfrutar de una Casa de Aldea o cualquier otro alojamiento de Turismo Rural que tenga chimenea? Y es que no hay mayor placer que ese fuego, ese calorín que dá, que no se puede comparar con calefacciones ni estufas ni nada. Sentarte frente a él tras un día de caminata y quedarte mirando como bailan las llamas, sentirlo como te acompaña cuando comentas como ha ido el día. Es una de las tantas sensaciones que vivimos en el Otoño astur.
Foto: Turismo Asturias
Llariega, Casona del Bosque de Pumares (Sta. Eulalia de Oscos)
Estas son cinco propuesta para animar a aquellos que nos queráis visitar, y cinco motivos para aquellos que estamos aquí, de presumir de tierrina ¿A que apetece?




2 comentarios: