UA-52810657-1

jueves, 6 de noviembre de 2014

Los Bares-Tienda, lugares en peligro de extinción

Uff lo que nos ha costado escoger de qué hablar este mes en el reto de Mi Dulce Melocotón. La palabra propuesta era "Tienda", y much@s han hablado de su tienda favorita, pero es que ¡hay tantas! que no nos podíamos quedar con sólo una.

Portada del Libro Mostradores con Solera

Entonces, me acordé de que este año, un paisano mío, publicó un libro hablando sobre los Bares-Tienda del Occidente asturiano titulado Mostradores con Solera.

Parroquianos de tertulia en Casa Bayón, Mallecina

Los Bar-Tienda o comercios mixtos, son establecimientos ubicados en los pueblos pequeños, en el entorno rural, en los que se vende de todo. Y cuando decimos "de todo" es TODO: desde alimentación, chucherías, tabaco hasta madreñas, herramientas, no sé, lo que se os ocurra (se de algún otro que vende petardos tan gordos como puros). Y no sólo eso, además puedes tomarte una pinta de vino, un café o incluso comer o tapear algo, ya que algunos han desarrollado su parte más gastronómica. Pero la mayoría corren el peligro de desaparecer, porque sus dueños, son de edad avanzada, y van abandonando estos negocios sin que nadie tome el relevo.

Cliente del bar tienda A Casanova en Pesoz

Jose González de Casa Retumba en Calleras

Y es que no sólo se trata de abastecerse o tener donde tomar algo, los Bares-Tienda son, sobre todo, un punto de encuentro, un lugar donde socializar y reunirse con los amigos, charlar, intentar arreglar el mundo y ver la vida pasar, acompañado de tus vecinos, convirtiéndose así en el alma del pueblo, porque una vez que uno de estos comercios cierra, algo de nosotros se queda con ellos y ya no lo recuperamos.

Magdalena Cortizo conversa con sus clientes en su bar tienda de Cedemonio, Tineo

Esa esencia, esa nostalgia, ese olor, lo podemos sentir a través de las fotos que Ignacio Pulido (para mi siempre será Nachín) realizó en sus visitas a estos establecimientos durante dos años, entre 2010 y 2011, y que fueron publicadas semana tras semana, en el periódico La Nueva España, y que se han recopilado en esta obra de arte.  

Leonardo Álvarez y Asunción Gonzalez en Casa Cuqui, Santiago de Lhermo, Somiedo

Julio  Rodriguez disfruta de una pinta de vino en Casa Cuervo, Onon, Cangas de Narcea

Tenemos la gran suerte de que nos haya cedido estas fotos para el post de hoy, todo un lujo y desde aquí le volvemos a agradecer su buena disposición y ayuda.


                    

6 comentarios:

  1. Enhorabuena por tu post, me ha encantado, el libro es una pasada y esta entrada me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Beatriz!! La verdad que el libro está muy bien, unas fotos buenísimas que reflejan a la perfección a estos comercios. Y nos alegramos de que te haya gustado. Un saludo

      Eliminar
  2. Muy buena eleccion . Gracias por contarnos del libro y de esas tiendsd que son parte de la historia de todo pequeño pueblo

    ResponderEliminar
  3. Que auténticas las fotos!! Realmente son lugares especiales... es una pena que se vayan perdiendo... Gracias por compartir las fotos! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a tí por visitarnos!! La verdad que las fotos de Ignacio Pulido son geniales, y eso que aquí son solo unas pocoas, en el libro hay auténticas maravillas.

      Eliminar